Planificar una herencia Llado Grup

¿POR QUÉ PLANIFICAR UNA HERENCIA?

En los últimos años según datos de Optima Financial Planners, indica que solo el 15% de los españoles deja hecho el testamento antes de morir. Esto nos indica que la mayoría de la población no se preocupa del destino de sus bienes o en ocasiones del deterioro de las relaciones familiares que puede resultar de la falta de un testamento. 

La forma más correcta es empezar con una buena planificación hereditaria,  analizando la situación personal, empresarial o familiar de cada uno. Compartirlo con un asesor de confianza que profesionalmente nos ayudará y nos guiará de la mejor manera posible para que se cumplan las necesidades, teniendo en cuenta las circunstancias y el contexto de cada persona, para asesorar lo mejor posible durante todo el proceso.

¿Por qué planificar una herencia? 

  • El primer objetivo es cumplir y respetar los deseos del difunto, de manera que se repartan sus bienes de acuerdo a su última voluntad. Facilitando las gestiones a los herederos ya que conocerán la decisión con tiempo, evitando costes, juicios u otros posibles enfrentamientos.
  • La planificación ayudará a los herederos a optimizar la fiscalidad y puedan tener preparadas las cantidades que deberán abonar por los tributos y costes que supone la aceptación de una herencia.
  • Hay que tener muy en cuenta que, si no se planifica su herencia y no se otorga testamento, será la Ley la que determinará quién es el heredero/s, es lo que se conoce como sucesión intestada, en la que no se tiene en cuenta su voluntad sino que se designa heredero/s por designación legal, heredando las personas que se establece por ley y por el orden que la misma determine.

¿Cómo planificar una herencia? 

Cuando se piensa en planificar la herencia, muchas personas creen que se limita al testamento. Pero también existen las herramientas de pacto sucesorio, donaciones o seguros de ahorro.

  • Testamento, existen varios tipos de testamentos, pero el más habitual es el testamento notarial. Un testamento que cubre lo que se conoce como masa hereditaria y abarca casi todos los bienes, aunque hay productos financieros que quedan fuera.

Y es que con un testamento puedes hacer mucho más que decidir quienes son los herederos. Con el testamento también podrás desheredar expresamente a uno de los herederos forzoso, aunque para hacerlo deberá darse alguna de las causas legales previstas.

También podrás designar usufructuarios, fideicomisos o albaceas, además de incluir condiciones para el cobro de ciertas partes de la herencia.

Una de las opciones más habituales en este sentido es lo que se conoce como el testamento de un cónyuge para el otro y a falta de los dos para los hijos.

  • Pacto sucesorio, los pactos sucesorios están limitados a Cataluña, Aragón y Galicia. Con ellos se puede ordenar la herencia a través de un contrato que permite nombrar herederos y hacer atribuciones particulares a la herencia.

Con un pacto sucesorio también se puede distribuir de forma específica los bienes de la herencia y establecer condiciones para acceder a ellos.

A diferencia del testamento, el pacto sucesorio es irrevocable salvo excepciones. Por eso mismo hay que tener más cuidado al utilizarlo.

  • Donación en vida, es una alternativa a la sucesión. Las donaciones son anticipos de la herencia. De hecho, ambas tributan bajo el impuesto de Sucesiones y Donaciones, aunque cada una por la parte que le corresponde.

Al tratarse de un anticipo de la herencia, ningún heredero podrá dar ni recibir por donación más de lo que le correspondería por el testamento.

  • Seguros de ahorro, hay diferentes productos de ahorro que pueden ayudarte a distribuir tu patrimonio al margen de la herencia y del testamento. La clave está en que se trata de productos que no figuran dentro de la masa hereditaria y que, por lo tanto, no estarían vinculados a la legítima.

Estos productos son los seguros de ahorro-vida y en general cualquier producto cuya estructura sea un seguro de vida. El motivo es la forma en la que funcionan estas herramientas financieras. En un producto de ahorro-vida, que es como se denomina esta categoría, se diferencia entre quien contrata, la persona a la que protege el seguro y quién cobrará la indemnización (tomador del seguro, el asegurado o el beneficiario).

Con los seguros de ahorro podrás:

    • Planificar qué cantidad hereda cada persona, sea o no heredero legal.
    • Legar de forma privada, ya que no figuran dentro del testamento.
    • Que los herederos cobren antes, ya que los seguros de ahorro se pueden liquidar sin esperar la aceptación de la herencia.

Des de Lladó Grup Consultor podemos asesorarle a través de nuestros especialistas en materia de planificación hereditaria.

Joan Lladó Chimenis

Abogado

Área Consultoría Estratégica