PLANIFICACIÓN SUCESORIA EMPRESARIAL

Un Plan de Sucesión es el proceso, mediante el cual, se determina cómo va a producirse el relevo en los puestos fundamentales de la misma.

El Plan de Sucesión permite anticiparse a aquellas situaciones que inevitablemente sucederán. La planificación sucesoria puede alcanzar tanto a empresas productivas como a aquellas de carácter patrimonial y sin ningún límite de valor económico. Por ello, cualquier persona puede beneficiarse de las ventajas que ofrece. Es aconsejable desarrollar la planificación cuando el futuro causante ostenta sus facultades físicas y psíquicas plenas, momento en el que pueden tomarse decisiones con transcendencia futura.

Este proceso se formaliza a través de un Protocolo Familiar y otros documentos complementarios al mismo (modificación de los estatutos sociales, otorgamiento de testamento, pactos sucesorios, poderes preventivos, etc. ), que abarca de manera completa los círculos de la familia, la empresa y la propiedad, diferenciándolos claramente y estableciendo las estrategias, órganos y funciones de cada uno de ellos, así como las normas que regulan los aspectos de su interacción, todo englobado en una hoja de ruta consensuada por los miembros de la familia.

Un Plan de Sucesión reflejado en un Protocolo asegura la continuidad de la empresa, el mantenimiento del patrimonio y el bienestar económico del futuro de la empresa.

Fases a desarrollar en un Plan de Sucesión

  1.  Análisis de la situación actual (familia, empresa y propiedad).
  2. Elaboración del Plan de Sucesión.
  3. Redacción del Protocolo familiar y documentos complementarios.

Ventajas que aporta un Plan de Sucesión para la empresa

  •  El empresario puede diseñar su Plan de Sucesión y ver el resultado.
  • Permite una planificación de transición en los términos deseados por la dirección de la empresa.
  • Si se cometen errores es posible cambiar de rumbo para mejorar antes de que sea tarde.
  • Se puede llevar a cabo tanto un cambio de titularidad como una posible venta.
  • Un plan consensado permite minimizar los conflictos en los ámbitos familiar y empresarial.
  • Existe un periodo de adaptación del sucesor que facilita la aceptación.
  • Da seguridad a la empresa y a las personas que forman parte de la misma.
  • Se garantiza que la empresa no trabaje a corto plazo sino con planificación a medio y largo plazo.
  • Mejora la reputación de la organización empresarial.

En Lladó Grup Consultor,  le ofrecemos asesoramiento en la planificación sucesoria empresarial personalizada. Solicite información para su proyecto de empresa y familia.

Lladó Grup Consultor

consultor@lladogrup.com

934 646 210